Archivos de la categoría Tailàndia

Ko Phi Phi Leh

Ni tu eres Virginie Ledoyen ni yo soy Leonardo di Caprio

Albert hace días que sueña con este momento. De hecho, creo que ha cruzado el mundo sólo para esto. La cara de felicidad y las miradas nerviosas me confirman que estamos en el punto más importante del viaje, mientras la barquita llega a la isla y busca entre las rocas la entrada secreta a La Playa. Antes del viaje Albert ha mirado una y otra vez la película, sentado en su sofá, con una sonrisa cada vez que Leonardo di Caprio ve por primera vez esta maravilla indescriptible, este milagro abandonado hasta hace pocos años en una pequeña isla a dos horas de la costa tailandesa.

Ko Phi Phi Leh
Ko Phi Phi Leh

Ya hemos llegado, no hay voltereta en la playa ni tiburones en el agua, ni tan siquiera una francesa preciosa a mi lado, sólo el sonido de la barquita, la sonrisa de Albert y una sensación de felicidad indescriptible. Hacemos el trayecto hasta la arena en silencio, nerviosos. El paisaje es precioso, una playa de agua turquesa y arena blanca, rodeada de gigantes calizos y de selva densa. Ponemos el pie en el agua lentamente, como quien no quiere que llegue nunca el momento, como quien disfruta de cada segundo, como quien no quiere romper el sueño y despertarse.

Ko Phi Phi Leh
Ko Phi Phi Leh

El sonido de las barquitas, amplificado por las rocas, rompe el silencio de vez en cuando, mientras tumbados en la arena blanca miramos al infinito y soplamos de felicidad. Hemos cruzado el mundo para vivir esto, y no nos ha decepcionado. Como siempre en estos casos, conversaciones acerca de dejarlo todo para venir aquí, sueños que una y otra vez se nos aparecen en la vida, tan frecuentes e intensos como rápidos en desaparecer de nuestra mente una vez pisamos de nuevo tierra conocida. Qué cobarde me siento tiempo después, cuando revuelvo en el cerebro buscando esa sensación de libertad y valentía, y sólo encuentro promesas no cumplidas y objetivos a medio camino. Sin embargo, soy feliz sabiendo que en mi interior vive este sentimiento, esta energía imparable, ese Amadeu que aparece cuando le apetece y que cuando lo hace puede con todo y no tiene límites.

Ko Phi Phi Leh
Ko Phi Phi Leh

Sin decirlo en voz alta dejamos que el momento se haga eterno en nuestras cabezas, el tacto de la arena, el sonido de las olas, la roca caliza impasible a nuestros sueños, y somos felices. No, ni tu eres Virginie Ledoney ni yo soy Leonardo di Caprio, pero para nosotros La Playa ha dejado de ser una película para convertirse en un recuerdo dulce, precioso, imborrable.

Información para llegar a Ko Phi Phi Leh

Para llegar a Ko Phi Phi Leh hay que que llegar primero a la isla de Ko Phi Phi. Para hacerlo se debe embarcar un par de horas desde Phuket o Krabi (este último más barato). una vez allí, cualquier embarcación local os lleva por unos 350 bahts (unos 7 euros). El precio suele incluir una buen rato en la playa y una vuelta por otros rincones fantásticos de la isla (muy recomendable!)