Juegan al poker y no van «de farol». Juego, mafia, blanqueo de dinero, poco trabajo y muchas mentiras: Eurovegas

– «Aquí tenemos los tomates, los girasoles y los pimientos, allí las zanahorias, los rábanos y los pepinos. ¿Tú sabes cuándo puedo recoger los melones franceses?»

Camino con tres payeses por el campo recién cultivado, hablan de herramientas que desconozco y de variedades de verduras diferentes, de cómo no dañar el suelo y cómo aprovechar mejor el agua. Me lo miro como un niño que descubre un mundo nuevo, estamos en el medio del parque agrario y me siento un privilegiado. Poco a poco van llegando coches que iban dando vueltas por el delta despistados, no estamos lejos del pueblo pero parece otro mundo, un paisaje maravilloso, un silencio alegre solo roto por el rum-rum de algún tractor que acaba la jornada y por los chillidos de los trenes arriba y abajo. Quien diga que la Renfe no pasa por Sant Boi es que nunca ha estado en el parque agrario.

Mientras algunos preparan pegatinas y otros comentan las noticias, vamos sentándonos y empezamos a trabajar. Es principio de agosto y el calendario obliga a estar más atentos que nunca y a descansar menos de lo que quisiéramos. Discutimos sobre cómo mejorar nuestro trabajo, de cómo llegar a más gente, de qué pasos tenemos que seguir y de cómo reaccionar cuando sepamos la noticia. como todo en este proceso oscuro y alejado de la gente, a pocos días de la sentencia seguimos sin saber ningún detalle del proyecto, solo filtraciones, indicios, rumores. Qué vergüenza, tanto los que no quieren informar como los que dicen que no saben y mienten, cuánto miedo al pueblo, cuántos intereses ocultos.

Cosas que se perderian con eurovegas

Cosas que se perderian con eurovegas

Tantos años viviendo en Sant Boi y cuánto pueblo por descubrir. El parque agrario es un gran desconocido, una extensión enorme de campos, un mundo ajeno a la mayoría de la población que no sabe lo que tiene y, por lo tanto, no lo valora ni lucha por defenderlo. Durante muchos años se ha protegido, seguramente con buen criterio. Ahora, sin embargo, está amenazado, y necesita que entre todos lo salvemos de los casinos y los hoteles. Pero, ¿cómo debemos luchar por algo que no conocemos? ¿Por qué deberíamos movilizarnos por algo que nos parece lejano y no nos lo hemos hecho nuestro?

Hay quien simplifica la defensa de todo un modelo de territorio de forma despectiva con un «por salvar 4 alcachofas», hay quien sorprendentemente justifica Eurovegas con un «de blanqueo de dinero y tráfico de drogas ya hay, no viene de aquí». Y después hay quien está desesperado por encontrar trabajo y ve una chispa de esperanza en este monstruo. Con los primeros no hay nada que hacer, son los mismos que sueñan con cubrir de asfalto todo el territorio, que en todo solar vacío construirían un edificio nuevo, como más alto mejor. Les da igual el medio ambiente, la salud, la educación o la sostenibilidad. No hay nada que hacer. Aun la terrible crisis, me temo que algunos de los errores cometidos los volveremos a cometer una y otra vez. A los segundos, sobretodo comprensión. Entiendo la situación y no deseo nada más que encuentren trabajo y salgan del pozo. Les diría que esto no es lo que parece, que vengan a las asambleas, que se informen y que vean qué hace este hombre allá donde va, qué clase de trabajadores contrata y, sobretodo, en qué condiciones los contrata. Les diría que piensen en los que perdemos, en el modelo de ciudad de nuestros hijos, en la dignidad del trabajo.

en un tema tan complicado todas las opiniones son válidas. Y pues, ¿por qué no nos dan toda la información para que podamos decidir? ¿Por qué tanta oscuridad, tanta negociación a la baja, tantas leyes que modificar? ¿Por qué no se informa sobre un proyecto tan enorme que equivale a la superficie de todo Girona o Lleida? ¿Por qué no se debate el modelo de país que queremos? ¿Por qué dividimos a la población en vez de unirnos en aquello que estamos todos seguros que nos será beneficiosa? Quizá es que saben perfectamente que como más información tiene la gente más en contra está de Eurovegas, por eso es necesario el trabajo de la Plataforma, por eso es vital que la gente conozca el territorio donde vive, lo valore y luche para defenderlo. El delta del Llobregat es un espacio maravilloso, de verdad, quien lo descubre por primera vez no los querrá perder nunca más. Aún hay tiempo.

Hace rato que el sol ha desaparecido tras el Garraf. Los mosquitos nos vigilan de cerca bailando alrededor de las lámparas. La mesa está llena de fruta recogida allí mismo, unos minutos antes, fruta de verdad, con sabor. Es media noche y acabamos la reunión de trabajo, es tarde pero seguimos allí, hablando, comentando, pensando, imaginando. No quiero que acabe este momento, me siento vivo y en plena lucha, rodeado de gente implicada, gente con ideales y principios. No sé si lo conseguiremos, pero si lo hacemos todos juntos no podrán con nosotros.

Otros artículos relacionados

· Pérez-Reverte: «Eurovegas es el futuro, sin duda. Putas y camareros. Empleo a tope»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.