Archivo de la etiqueta: sobrino

Reflexiones de un tío esperando a su sobrino

Habitación 707, hospital Sant Joan de Déu, Barcelona.

Una enfermera abre la puerta de la habitación y me comenta que espere dentro, que esto puede tardar un poco y que mejor me ponga cómodo. Son las 2 de la tarde de un día que tenía que ser un día cualquiera, pero que acabará siendo inolvidable, al menos para los que te esperamos desde hace tantos meses. Miro por la ventana y curioseo por la habitación, los hospitales me traen muy malos recuerdos y evito pisarlos todo lo que puedo, pero hoy esta habitación me transmite alegría y buenas vibraciones. Escucho los llantos lejanos de algún niño en el pasillo y no puedo dejar de pensar en qué estará pasando allí abajo, si habrás salido ya o aún no, si Laura estará bien, si Pablo está con ella. Hasta ayer eras una imagen más o menos borrosa en una pantalla, el registro nervioso de tu corazón sobre un papel, una alegría contenido, una barriga que crecía y crecía, una esperanza, una emoción.

Mario
Mario

Tengo muchas cosas que decirte y muchas personas de quien hablarte. Tengo ganas de explicarte quien eran tus abuelos y porque eres quien eres gracias, en parte, a ellos. Tengo ganas de mostrarte fotos y explicarte lo fuerte que era tu abuela y de lo genial que fue tu abuelo, como los dos nos dieron lecciones de lucha y esperanza en los momentos más duros, como lucharon para que tu, algún día, pudieras estar aquí. Algún día te veré abrochar los cordones de los zapatos y pensaré en tu abuela y como regañaba a mi abuela cuando me los abrochaba ella, porque quería que lo hiciéramos solos. Algún día te recogeré en la salida del colegio y pensaré en aquellas tardes, pocas, en las que tu abuelo venía a buscarnos por sorpresa y salíamos corriendo a abrazarlo. También te hablaré de tus padres y de lo orgulloso que tienes que estar de ellos, de como han luchado para tirar adelante en situaciones durísimas y de lo felices que son desde que saben que existes. Pero no hay que correr, tenemos todo el tiempo del mundo y ninguna necesidad de tener prisa.

Mario
Mario

Tengo muchas cosas que decirte y muchas personas de quien hablarte. Quizá algún día, cuando leas este escrito, sea el tío extraño que aparece de vez en cuando y con el que no tienes mucho de qué hablar. O quizá seré ese tío con el que te sientes más cercano y confidente, el que té hace sonreír y al que tienes ganas de ver. Quizá encontremos un espacio común, donde los dos nos sintamos a gusto y compartamos temas y conversaciones, o quizá no, y qué más da?

Si, tengo muchas cosas que decirte y muchas personas de quien hablarte. De momento tu encárgate de salir bien y no molestar demasiado a Laura, que yo te espero en la habitación 707 nervioso e ilusionado, escribiendo en un papel garabateado y con muchísimas ganas de verte, por fin, en persona. Bienvenido Mario!

21 de noviembre de 2012, 14:20, habitación 707 de Sant Joan de Déu

p.d. un rato más tarde me avisan que todo ha acabado, que todo ha salido bien y que tu y Laura estáis bien. Alguien ha dicho «al fin se ha acabado!», yo creo que es, precisamente ahora, cuando todo empieza. Un abrazo de tu tío Amadeu!

Mario
Mario